ME PRESENTO... EN ORATORIA

La primera clase de Oratoria se titula:
ME PRESENTO...
La actividad consistía en elegir una puerta y explicar con cuál se identificaban, también les mandamos elegir cinco cualidades positivas a partir de un listado.

Gracias a las puertas pudimos conocernos mejor y ver algunos aspectos relevantes de la personalidad del alumno. Se trata del test de las 10 puertas en el cual escogían la que más les llamara la atención. Al seleccionar alguna de estas, relacionaron inconscientemente su forma de ser con los detalles, colores y formas, propios de cada puerta. El diseño, el tamaño y el color de una puerta, entre otros, son elementos simbólicos que hablan de aspectos ocultos de su personalidad. Los factores que son tenidos en cuenta al momento de elegir su puerta, corresponden a elementos individuales que hablan de quiénes son y cómo se sienten.


Hemos empezado muy bien estas clases, se han animado y han sido capaces ya en su primera sesión a desenvolverse ante los compañeros como grandes or…

Imagina... LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD por Sara González Calviño de 4º ESO

La felicidad, ese estado emocional transitorio a la vez que ansiado por la mayoría. Un término tan abstracto como diversamente interpretable, siempre presente en la concepción de un pasado, un presente y un futuro utópicos.
Dentro de cada mente, entre las divagaciones, los sueños, las metas o incluso las decepciones, se encuentra ese instinto humano que empuja a cada quien a la búsqueda incesable de una felicidad en ocasiones, aparentemente inalcanzable. El juego del escondite podría ser la mejor de las comparaciones con esta travesía. Todos hemos sido ese niño que en un abrir y cerrar de ojos ya no estaba rodeado de sus amigos y, tras una eterna cuenta atrás que en realidad tan solo duraba unos segundos, ha tenido que buscar sin pausa a sus compañeros que, en esta metáfora se traducirían por esos a veces imperceptibles detalles que esbozan una sonrisa en el rostro.
Crecer y avanzar. Caerse y levantarse. Respirar y continuar. Con el paso del tiempo es inevitable percatarse de que lo importante no es encontrar a los amigos si no jugar. Que el valor real no está en esos instantes de felicidad, sino en con quién los compartes.
 Sara González Calviño