MONOGRÁFICOS LITERARIOS ANTES DE LAS VACACIONES

     Este curso escolar ha dado para mucho: hemos analizado poesía, hemos hecho debates interesantes, trabajamos comentarios críticos, hemos visto corrientes literarias y las hemos contrastado, hemos aprendido literatura y nos hemos divertido con ella. Ha sido un curso intenso pero muy productivo.      Nos vamos de vacaciones, pero antes de terminar los alumnos de Bachillerato han creado un monográfico sobre su parte literaria favorita y nos ha servido de repaso. En el caso de 1º de Bachillerrato B, Martín Dasilva habla del conflicto literario y personal entre Góngora y Quevedo;  Inés Sampayo, Manuel Limia, Pablo Blanco y Pablo Coello han hecho lo propio, pero esta vez el temas a elegir: el teatro del siglo XVII.     Os mostramos algunas fotos en donde se ve a los alumnos en su exposición.  Aún faltan algunos trabajos, por lo que no están todos los alumnos en estas fotografía. lo iremos ampliando conforme van realizando la exposición a lo largo de esta semana.   

TEXTO ARGUMENTATIVO. Refuerzo y ampliación.

Realiza un resumen, jerarquía de ideas y crea un texto argumentativo a partir de las ideas de este texto: 

El libro electrónico debe su importancia al hecho de que se ha constituido como un firme sustituto del libro tradicional, aquel que era impreso en papel. En este sentido, el libro electrónico tiene un costo significativamente inferior que el libro impreso. Además, para los autores existe una clara ventaja si es que deciden gestionar la publicación por sí mimos, puesto que pueden obtener mayores beneficios; en efecto, el libro tradicional es un mercado de editoriales en donde el autor apenas toma una pequeña ganancia del proceso de comercialización. En un primer momento, la aparición de libros de esta categoría generó escepticismo, puesto que se consideraba que era poco práctica la lectura de los mismos en una computadora personal. En efecto, la lectura de un libro tradicional puede llevarse a cabo en innumerables posiciones, hecho que facilita enormemente la comodidad. No obstante, con el paso del tiempo y el desarrollo de diversos dispositivos especialmente adaptados para la lectura de libros digitales, esta circunstancia comenzó a cambiar.

Desde el punto de vista de los costos, los libros digitales no necesitan de papel ni impresión para su reproducción. Tampoco necesitan de un costoso medio de distribución. Y por último, siendo lo más importante, no requieren costos de almacenamiento. En efecto, existe un enorme costo asociado a una larga tirada de libros, que deben acumularse en un lugar específico antes de enviarse a distintas tiendas. Este hecho implica por lo tanto un gran riesgo, circunstancia que se elimina definitivamente en el caso de un libro electrónico.

Son cada vez más los autores que se lanzan a publicar sus contenidos sin el patrocinio de una gran editorial. Este hecho puede fácilmente afrontarse debido a que las limitaciones que antes existían ahora prácticamente han desaparecido. Es una excelente oportunidad para todos aquellos que buscaban publicar su libro y alcanzar algún grado de inserción en el mercado.