MONOGRÁFICOS LITERARIOS ANTES DE LAS VACACIONES

     Este curso escolar ha dado para mucho: hemos analizado poesía, hemos hecho debates interesantes, trabajamos comentarios críticos, hemos visto corrientes literarias y las hemos contrastado, hemos aprendido literatura y nos hemos divertido con ella. Ha sido un curso intenso pero muy productivo.      Nos vamos de vacaciones, pero antes de terminar los alumnos de Bachillerato han creado un monográfico sobre su parte literaria favorita y nos ha servido de repaso. En el caso de 1º de Bachillerrato B, Martín Dasilva habla del conflicto literario y personal entre Góngora y Quevedo;  Inés Sampayo, Manuel Limia, Pablo Blanco y Pablo Coello han hecho lo propio, pero esta vez el temas a elegir: el teatro del siglo XVII.     Os mostramos algunas fotos en donde se ve a los alumnos en su exposición.  Aún faltan algunos trabajos, por lo que no están todos los alumnos en estas fotografía. lo iremos ampliando conforme van realizando la exposición a lo largo de esta semana.   

Víctor del Árbol gana el Premio Nadal 2016 con la novela 'La víspera de casi todo'

Este año le ha tocadoel turno a la literatura de género, con gran tirón entre el público. El barcelonés Víctor del Árbol se ha alzado  con el 72º Premio Nadal de Novela con la obra La víspera de casi todo.

El manuscrito vencedor, entre los 341 enviados al concurso, llevaba el título falso de Cruce de olvido bajo el seudónimo de Aurelia Ballesteros. Con mucho de novela negra, otra tanto de thriller arrollador, una pizca de gran épica coral e incluso de novela psicológica al estilo de los grandes autores rusos.
Transcurre durante una tempestad en la gallega Costa da Morte, en el año 2010. Hacia allí llega Paola, una distinguida dama de clase alta en huida permanente de su pasado. Y su destino se cruza con una serie de turbulentos personajes en inestable y similar situación. Bajo la tormenta nadie estará a salvo y el peligro y la muerte rondarán al acecho ese desafortunado cruce de destinos. 
Víctor del Árbol saltó a la fama en 2011 con La tristeza del samurái (Editorial Alrevés), un impactante thriller traducido a una docena de lenguas y, sobre todo, un éxito de ventas en Francia, donde se hizo con Le Prix du Polar Européen 2012. Fue el primero de una serie de galardones que lleva hasta el reciente Grand Prix de Littèrature Policière en 2015. Sin embargo, La tristeza del samurái no era la primera novela del barcelonés, que fue finalista del Premio Fernando Lara en 2008 con El abismo de los sueños (aún inédita) y se llevó el Premio Tiflos de Novela en 2006 con El peso de los muertos. 
Pero eso fue hace mucho: las dos últimas novelas de Del Árbol, a medio camino entre el thriller, el policial y la gran novela psicológica, tuvieron éxito: Respirar por la herida en 2013 y Un millón de gotas en 2014, ésta última ya en el sello Destino.

FUENTE: El País